La piel atópica o dermatitis atópica es una condición de carácter genético que se caracteriza por sequedad, descamación e irritación de la piel. Esto se debe a que se carece de ciertas proteínas en la piel que funcionan como barrera protectora ante la pérdida de agua y ácidos grasos.

Quienes sufren de esta condición saben que deben atender su piel con cuidados intensivos y constantes para mantener a raya la sintomatología. Aunque llegue el verano y la exposición solar suele mejorar la condición de la piel, debido a que el sol tiene un efecto inmunosupresor disminuyendo la actividad del sistema inmune en la piel, es importante tomar mayores medidas en esta época.

¿Por qué la dermatitis atópica puede empeorar en verano?

Ya de por si, el aumento de las radiaciones ultravioleta (UV) y el infrarrojo A (IRA) características del verano pueden ser muy dañinas para cualquier persona, pues pueden causar alergias solares, lesiones cutáneas, envejecimiento prematuro e incluso cáncer de piel.

Para quienes padecen de piel atópica, hay que sumar que, la exposición al sol en horas pico pueden provocar irritación de la piel, resequedad y aumento de la sensación de picor. También el sudor provocado por las altas temperaturas, la sal de mar y el cloro de las piscinas pueden empeorar estos síntomas y generar un brote agudo de dermatitis.

¿Cómo cuidar la piel atópica en verano?

Si sufres de esta patología lo primero que debes saber es que debes evitar la exposición solar en horas pico, es decir de 12 a 16 hrs. Debido a que el problema de la piel atópica es que las barreras cutáneas no funcionan correctamente, es necesario aportar protección a la piel de otra manera.

Existen una gran cantidad de productos cosméticos destinados exclusivamente para quienes sufren dermatitis atópica. Principalmente debemos darle importancia a los protectores solares. Este debe tener un alto factor de protección y frente a las radiaciones ultravioletas A y B y al infrarrojo A.

Al finalizar el día toma una ducha de corta duración con agua no muy caliente para eliminar de la piel cualquier rastro de sal marina, arena o cloro que puedan causar irritación. Utiliza jabones neutros para evitar cualquier reacción alérgica y sécate aplicando suaves toques.

Antes de acostarte es importante que continúes con tu rutina de cuidados utilizando crema hidratante, si bien esto es algo fundamental en quienes sufren de piel atópica, en verano cobra mayor importancia, ya que el sol y el calor ambiental causan mayor deshidratación.

¿Qué productos son recomendable utilizar?

No todos los protectores solares ni todos los productos de cosmética son aptos para quienes tienen dermatitis atópica. Existen productos destinados a quienes padecen este tipo de dermatitis, no obstante es importante que verifiques que contengan ciertos aportes naturales que son muy beneficiosos para tu piel.

El principal problema de la piel atópica es la falta de hidratación debido a un déficit de ácidos grasos insaturados, esenciales para mantener una piel hidratada y fresca. Por eso el uso de aceites vegetales o productos que los contengan ayudan a reemplazar esos ácidos grasos que faltan, pues son prácticamente iguales.

Otros ingredientes que no pueden faltar en tus productos para el cuidado de la piel son la centella asiática, por sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, el aloe vera, que contribuye a suavizar, tonificar y refrescar la piel formando una película protectora que disminuye la sensibilidad de la piel y vitamina E que mejora los síntomas clínicos de la enfermedad. 

Es de suma importancia utilizar jabones que no contengan detergentes, colorantes, perfumes u otros químicos. Es decir, jabones neutros que estén hechos a base de avena o glicerina.